¿Qué es un Café Filosófico?

 

Una actividad en la que exponemos en un lenguaje muy claro e informados por la ciencia temas que pueden ser de utilidad para mejorar la vida interpersonal y social.

 

Hay una hora de exposición teórica en el que abundan los ejemplos y el humor, y luego se desarrolla un debate en un clima de  cordialidad.

 

Es otra de las vertientes de la Filosofía Práctica que promueve la riqueza de la oralidad filosófica fuera de las instituciones tradicionales consagradas a la filosofía.

 

En 1992 los llamados Cafés-Philos fueron creados en París por Marc Sautet, y desde entonces se han vuelto muy comunes en gran cantidad de países. En un comienzo se desarrollaron en cafés, pero luego se extendieron a bibliotecas, ONG, organizaciones populares y espacios culturales de todo tipo.

 

 El término “Café Filosófico” no es hoy una categoría arquitectónica sino filosófica. Para evitar las distracciones propias de un café es que realizamos nuestros encuentros en el Centro de Investigación y Práctica Filosófica.

 

Concurren hombres y mujeres y profesionales de diversas disciplinas y oficios variados que no necesariamente tienen conocimientos filosóficos previos ni experiencia en grupos de reflexión filosófica.

 

No hay límite de edad para participar de nuestros encuentros. Asisten personas de todas las edades. 

 

En el debate participa sólo quien lo solicita. Los demás participan mediante una “escucha activa”. La idea es reflexionar, pasarla bien, reír, encontrarnos cara a cara y hacer nuevos amigos.  

Nuestra actividad se desarrolla todos los fines de semana y no es necesario reservar.

 Empezamos muy puntual, de modo que es conveniente llegar quince minutos antes, durante los cuales es posible ver la Exposición de Filosofía que hay en nuestro salón.

Nuestro Café Filosófico es el más antiguo de la ciudad de Buenos Aires. Surgió en el 2002 y desde entonces miles de personas nos han visitado.

Tenemos buen aire acondicionado frío-calor (en verano lo regulamos para que no esté por debajo de los 24 grados).

Los esperamos con un gran entusiasmo por la posibilidad de rescatar la antigua práctica del diálogo filosófico como un instrumento creativo para ampliar nuestra perspectiva sobre diversos temas con el fin de contribuir al bienestar individual y social.