Divulgamos filosofía práctica en un lenguaje claro

 

y en base a la evidencia científica.

 

 

 

 

█▄█▀█▄█▀█▄█▀█▄█▀█▄█   Café Filosófico. 2002-2019  █▀█▄█▀█▄█▀█▄█▀█▄█▀█

 

Volver a la página de inicio

Contacto

Dirección

Qué es un Café Filosófico

¿Quién está a cargo del Café Filosófico?

Temas ya abordados

Fotos y videos

Artículos periodísticos

Comentarios de los asistentes

Redes sociales

Consultoría Filosófica y Psicoterapia

 Les contamos que el tema del Café Filosófico del sábado será:

 

CEREBRO MASCULINO Y FEMENINO

QUÉ HACE QUE HOMBRES Y MUJERES SEAN DIFERENTES Y COMO ESE CONOCIMIENTO PUEDE MEJORAR NUESTRAS RELACIONES INTERPERSONALES

 

 Hay lecturas que marcan un antes y un después en nuestra vida, que nos llevan a mirar con lentes completamente distintos nuestras relaciones personales y el mundo en el que vivimos. Las investigaciones de Simon Baron-Cohen, de la Universidad de Cambridge, brindan herramientas muy novedosas para analizar las preferencias de género y los conflictos entre hombres y mujeres. Ojalá sea igualmente revelador para quienes compartan este fascinante Café Filosófico, que recomendamos muy especialmente. (Ver abajo los ítems a ser desarrollados)

 

Sábado 18 de mayo, 20hs en punto (hasta las 21.30hs)

 

 No es necesario reservar, solo en lo posible llegar diez minutos antes porque empezamos muy puntual.

 

 IMPORTANTE: Abrimos las puertas 10 minutos antes del comienzo, 19.50hs, no antes.

 El precio de la entrada es $300 e incluye el refrigerio con delicias dulces artesanales e infusiones.

   No hablaremos de los estereotipos que indican que las mujeres son de Venus y los hombres son de Marte sino que nos basaremos en veinte años de experimentos de los que da cuenta Simon Baron-Cohen, quien llevó adelante investigaciones sobre diferencias de género,  y también sobre el autismo. Durante las décadas del 60 y 70 se menospreciaron las diferencias de género, acentuando la posibilidad de que fueran enteramente culturales. Sin embargo, investigaciones de los últimos años muestran evidencias de que el nivel de testosterona (hormona masculina) del feto en el vientre de su madre puede determinar un cerebro con mayor o menor proporción de rasgos femeninos o masculinos, en un espectro cuyo extremo masculino sería el autismo.

¿Qué hace que hombres y mujeres -en promedio, no cada uno de ellos- sean diferentes? ¿A qué se deben sus diferencias de personalidad, habilidades y comportamiento? ¿Por qué las mujeres -en promedio- son mejores empatizando, aprenden a hablar antes y de adultas hablan más y tienen más destrezas linguísticas? ¿Por qué el área del cerebro que regula el lenguaje es más grande en las mujeres? ¿Por qué los hombres -en promedio, no cada uno de ellos- tienen más tendencia a lidiar con sistemas -computadora, motores de autos, política, ciencia, carreras técnicas como la ingeniería o con grandes niveles de abstracción como la física o las matemáticas-? ¿Por qué en promedio los temas de conversación y hasta las actividades que prefieren compartir hombres y mujeres son distintos? ¿Era Einstein un ejemplo de cerebro masculino extremo?

Hombres y mujeres-en promedio, no cada uno de ellos- siempre parecen haber pensado de una manera diferente, tanto si tenemos en cuenta la conversación y la comunicación como los juegos y los aparatos. ¿Son estas diferencias creadas por la sociedad o nuestras mentes vienen de alguna manera dispuestas en uno u otro sentido, con cerebros femeninos que tienden a la interacción humana y masculinos que tienden a privilegiar la búsqueda de patrones y el análisis de sistemas? Baron Cohen sugiere que las diferencias de género son una suma  de cuestiones biológicas y culturales.

¿Por qué en todo el mundo sigue habiendo más hombres que mujeres en carreras como ingeniería, física y matemáticas? ¿Por qué hay más mujeres en letras, medicina y en la docencia?¿De qué manera muchos rasgos que atribuíamos a hombres individuales en realidad son el despliegue de disposiciones de género irreductibles a la cultura pero reforzadas por ella? ¿Qué explicación tienen todos estos fenómenos desde la perspectiva de la teoría de la evolución? ¿Qué juguetes eligen bebes de pocos meses cuando los ponen delante de muñecas, autos y juegos para construir del estilo del Lego? ¿Por qué los hombres miran menos a los ojos que las mujeres?¿Por qué las mujeres suelen ser mejores en la teoría de la mente, que consiste en inferir lo que otra persona puede estar pensando o sintiendo?

Simon Baron-Cohen explora las costumbres de confeccionar listas, mentir, conversar, consolar  y muchas otras que pueden ser vistas con un encuadre completamente nuevo y fascinante.

(Adjuntamos algunos fragmentos sobre el tema)

 

El cerebro femenino está predominantemente cableado para la empatía. El masculino predominantemente cableado para entender y construir sistemas. Muchos se sorprenderán por eso y pensarán que esta teoría proviene de reaccionarios que defienden la perpetuación de inequidades. Nada más lejos del espíritu de Baron-Cohen. Es necesario tener cuidado en este tipo de investigaciones, ya que muy fácilmente puede caerse en la discriminación y en la perpetuación de los estereotipos.

Hay personas tan buenas sistematizando que pueden decirte que si el 22 de marzo es martes, también lo será el 22 de noviembre. Pero podría ocurrir que estas personas tuvieran dificultades para empatizar. Podrían no entender que solo porque contemplen a alguien como un amigo, no necesariamente será mutuo. O no darse cuenta de que su mujer está triste si no llora.

No todos los hombres tienen un cerebro masculino, ni todas las mujeres tienen un cerebro femenino. Solo sostengo que el cerebro masculino es más frecuente en hombres y el femenino más frecuente en las mujeres. De modo que si alguien es hombre y se dedica a las profesiones de cuidado, o si es mujer y se dedica a profesiones técnicas, el que pueda contratarlo no debería inferir nada en relación a su sexo. Soy hombre pero me dedico a una profesión de cuidado (psicología clínica). Arregla mi computadora una mujer y recurro a dos mujeres científicas para entender la bioquímica de las hormonas". (Baron-Cohen)

Buscar diferencias de género no equivale a estereotipar. La búsqueda de diferencias sexuales nos habilita para descubrir cómo actúan las influencias biológicas y sociales de manera diferente en hombres y mujeres, pero no nos dice nada sobre los individuos. En cambio la estereotipia juzga a los individuos presuponiendo cuestiones sobre su pertenencia a un grupo.

 

  Tras una hora de exposición teórica, habrá media hora de preguntas y luego serviremos el refrigerio con café, té y cookies.

La charla estará a cargo de la Roxana Kreimer, Lic. en Filosofía y Dra. en Ciencias Sociales

 (UBA).

Centro de Investigación y Práctica Filosófica

Echeverría 1663

A metros de Barrancas de Belgrano, Buenos Aires